Tu aportación:

Aportación Propia

Es la aportación de los socios para la puesta en marcha del proyecto. A la hora de buscar financiación, se recomienda que al menos un tercio de la financiación total sea aportado por los socios del proyecto.

Es el dinero que aportas de tu bolsillo. Con esto se demuestra el compromiso que se tiene con la idea y que puedes asumir riesgos.

Puedes aportar una parte en dinero, por ejemplo, el que tengas ahorrado y otra parte en especie, como un local donde poder trabajar, un ordenador, un vehículo, etc. Así, mostrarás que crees en tu proyecto.

Las 3 “F”, Family, Friends and Fools, lo componen tu círculo más cercano, familiares y amigos que  te  ayudarán  en  los  primeros  pasos  del  proyecto,  prestándote  dinero  en  óptimas condiciones, que no tendrás que devolverlo en un plazo determinado ni pagar intereses. También te pueden ayudar cediéndote el uso de un local, un vehículo, un ordenador, etc.

"Fools” son los  más desconocidos.  Son  aquellas personas que  no perteneciendo a tu círculo cercano creen en el proyecto y deciden ayudarte.

Se trata de una opción muy personal en la que hay que conocer muy bien los riesgos y las implicaciones. Y, sobre todo, ser absolutamente claro con el riesgo que asume el familiar o amigo al dejar el dinero. Por ello, se recomienda firmar un pacto de socios más estricto que con los no familiares.

Consiste en la financiación de las actividades de la empresa con los propios ahorros y los ingresos generados por la facturación en lugar de depender de financiación externa en forma de inversiones de capital o préstamos. Con esta forma de financiación, la persona emprendedora es quien mantiene todo el control sobre el negocio, y por tanto, también asume todo el riesgo de la operación.

Esta nueva forma de financiación maximiza la eficiencia de los recursos, la viabilidad y sostenibilidad de la empresa y se plantea como una alternativa a la dificultad de acceso a la financiación externa, sin depender de terceras personas. Además, para el propio emprendedor supone un gran proceso de aprendizaje y de fomento de la creatividad. Sin embargo, no se trata de una técnica para todas las empresas ya que no está orientada a negocios que requieran una inversión inicial importante.