Garantías y avales:

Sociedades de Garantía Recíproca

Las Sociedades de Garantía Recíproca, SGR, son entidades financieras sin ánimo de lucro, sujetas a la supervisión e inspección del Banco de España. Posibilitan el acceso al crédito en mejores condiciones de plazo y de tipo de interés a las pymes y autónomos, consiguiendo la financiación para sus proyectos. A continuación, dispones de más información de las diferentes modalidades:

Es la cuantía que se entrega para garantizar los compromisos contraídos. Consiste en el aseguramiento de una obligación principal, por ejemplo, mediante un documento suscrito por un tercero para garantizar a un banco que un cliente va a pagar un crédito. También se denomina garantía al conjunto de bienes con los que responder en caso de incumplir las condiciones pactadas del crédito. Existen distintos tipos de garantías, entre las cuales se puede encontrar el aval:

  • Personal: Es la utilizada mayoritariamente por la banca. El solicitante del préstamo responderá con su patrimonio en caso de impago.
  • Real: Es la constituida por bienes muebles o inmuebles y derechos que tratan de reducir el riesgo.
  • Aval.

En el ámbito de los préstamos, un aval es una forma de garantía por el que un tercero (avalista) se compromete a hacer frente a la deuda en el caso de que el avalado (la persona que ha solicitado el préstamo) no cumpla con el pago. Se trata de un respaldo que hace un tercero al prestatario y, a la vez, una seguridad jurídica para el prestamista. Existen dos tipos de aval:

  • Personal: Es el tipo más frecuente en créditos al consumo o préstamos hipotecarios. En el aval personal es una persona física o jurídica quien garantiza el pago.
  • Bancario: En este caso el avalista es una entidad financiera. Se trata de productos que el banco pone a disposición de sus clientes y que normalmente tiene un coste en forma de comisiones. Se utilizan mucho, por ejemplo, en alquileres de inmuebles, ya que suponen una garantía para el arrendador.

 

Ver entidades que ofrecen Sociedades de Garantía Recíproca